Thursday, November 11, 2010

DILE NO A LA RUTINA Y VOLTEA A TU PAREJA COMO UNA MEDIA

Cruce de navajas: Esta es una posición perfecta para ella, pues estimula las paredes laterales de la vagina, algo que ella normalmente no siente. Se logra introduciendo el pene en la posición de “misionero” y luego ella baja sus piernas, mientras tú te deslizas hasta colocarte de manera horizontal, soportando todo tu peso en tus codos.

Rodillas al pecho: Al igual que la anterior, comienza con la posición de “misionero”, pero en vez de abrir sus piernas, lleva sus rodillas a su pecho con delicadeza. Esta posición permite un contacto visual más la plusvalía que puedes besar a tu pareja mientras la penetras.

Penetrada clásica posterior de pie: Párate detrás de tu pareja y dobla su espalda hacia adelante, manteniendo su cuerpo paralelo al piso. Toma sus caderas y penetra por detrás. Ésta posición te dará más poder al momento de la penetrada.

Penetrada clásica posterior de rodillas: O mejor conocida como “doggy style”, es una posición donde tu pareja de recuesta sobre sus rodillas y manos, permitiéndote penetrarla por detrás. Aquí, eres tú quien determina la intensidad de la penetrada.

La cuchara: En Venezuela conocida como la popular “vaca muerta” es por excelencia la posición de los domingos por la mañana. La penetración es lenta, romántica, lujuriosa y permite oler el cuello de tu pareja así como también de abrazarla.

El Misionero: Recueste boca arriba sobre tu pareja. Abre sus piernas y mientras tienes un contacto cara a cara, penetra con suavidad llevando todo tu peso y soporte a tus codos. Ésta posición se complemente si colocas una almohada debajo de la pelvis de tu pareja, mientras te abraza con sus piernas.

Misionero en reversa: Ésta posición es idéntica al tradicional misionero, con la diferencia que tu pareja está encima de ti, abrazándote con sus piernas, lo que los compenetra aún más. Ésta posición te da un control eyaculatorio fenomenal si tu pareja es delgada.

La jinetera: Acuéstate boca arriba, mientras tu pareja se sienta de frente a ti sobre tu pene. Ésta posición es grandiosa para observar la anatomía de tu pareja.

La jinetera en reversa: Acuéstate boca arriba, mientras tu pareja se sienta sobre tu pene, dándote la espalda. Ésta posición es grandiosa para observar la anatomía de tu pareja.

El pretzel: Esta posición se logra cuando tu pareja se recuesta sobre su lado izquierdo enroscando su pierna derecha alrededor de ti. Usa tus manos para atraerla a ti e intensificar la penetración, todo esto mientras mantienen contacto visual.

Penetrada posterior sentado: Mientras estás sentado en una silla o en el borde de la cama, tu pareja se sienta sobre tu pene erecto, siendo ésta quien controla los movimiento y la intensidad de la penetración, lo que resulta profundamente placentero para ambos. Ésta posición te deja las manos libres para tocas todo su cuerpo y cabello. Especial para un rapidito en la playa, si se sabe hacer.

Mirada perdida: Tu pareja debe recostarse boca arriba mientras eleva y abre sus piernas. Luego acuéstate sobre ella es posición opuesta, es decir mirando a sus pies. Penetra en reversa y mantén el soporte de tu cuerpo con tus brazos.

Perrito boca abajo: Recuesta a tu pareja boca abajo y pídele que eleve su cadera. Puedes colocar una o dos almohadas en su pelvis para que sirva de soporte y el esfuerzo de tu pareja sea menor. Con ésta posición podrá alcanzar hasta las más difíciles zonas erógenas en las entrañas de su cuerpo.

El tenedor: Empieza con la posición del misionero, tu pareja relajada sobre su espalda y tú, haciendo lo que más te gusta: Tomar el control. Usa tus manos para ayudar a rotar sus caderas en el ángulo deseado mientras lleva su pierna a tu hombro.

La araña: Siéntense los dos y hagan soporte de su cuerpo con las manos, antebrazos y codos. Tu pareja deberá llevar su cuerpo contra el tuyo, permitiendo una penetración directa más la fricción producida por el roce de las piernas.

Soporte de hombros: En mi país mejor conocida como “pollito asado”, en la cual llevas las piernas de tu pareja sobre tus hombros. Esta posición permite una mayor penetración. Asegúrate de la elasticidad de tu pareja al momento de realizar ésta posición.

Sentado de rodilla: Siéntate de rodillas sobre tus piernas. Haz que tu pareja se siente sobre tu pene erecto. Esta posición ayuda a la sincronía de movimientos. La presión ejercida por las piernas sobre tu pene, ayuda al control de la eyaculación.

La carretilla: Posiciónate detrás de tu pareja y entrelaza las piernas de tu pareja alrededor de tu pelvis. La profundidad alcanzada con ésta posición es increíble. Si los brazos de tu pareja se cansan, haz que se apoye en una mesa o en la cama.

Carretilla sentado: Al igual que la famosa carreterilla, con esta posición se obtiene un fabuloso desempeño de tu parte, con la diferencia que si ambos no cuentan con una condición física favorable, pueden hacerlo sobre una silla o en el borde de la cama.

La X: Inicia ésta posición con tu pareja sobre ti para luego tumbarla sobre su lado izquierdo para que su pierna pueda estar a la altura de tu cadera. Esta posición te provee de una estimulación visual increíble.

Texto tomado y traducido por Ralphco de Menshealth

1 comment:

Sex Shop said...

Muy buenooo!!!!!